miércoles, 15 de febrero de 2012

Un San Valentín muy crafty (3) y Lana Connection

¡Seguimos con la semana del amor! (Sí, lo reconozco, me ha quedado demasiado pasteloso y ñoño, pero es así, ahora veréis por qué). Si el lunes os enseñaba lo bonito que había quedado el parque de Doña Casilda en Bilbao gracias a la acción ganchillera de Urban Knitting Bilbao, hoy nos ha tocado el turno al grupo más castizo: Lana Connection. Y hemos vuelto a atacar. Y sí, ¡hemos vuelto a gustar! Y esta vez, ¡estrenando logo!

El punto de encuentro era a las seis de la tarde en la Plaza Mayor. Cuando hemos llegado había varios policías que nos han hecho recordar los momentos más tensos de freemantita (sobre todo cuando el policía se puso a hablar por teléfono con, tal y como yo creo, el Servicio de Limpieza). Sorprendentemente, no solo no han dicho ni hecho nada sino que al rato se han ido. Y nosotras, como locas, nos hemos liado a atar corazoncitos a uno de los bancos de las farolas de la plaza. Y visto y no visto, en diez minutos, una simple farola se ha convertido en la farola molona. Nosotras, las ganchilleras, como siempre, orgullosas de nuestra obra, no nos queríamos ir, y hemos estado un buen rato posando y colocando corazones, haciendo fotos e incluso dejando mensajes explicando a la gente que podían coger los corazones.
Lo mejor de todo ha sido que, en cuanto nos hemos alejado un poquitín, la gente ha empezado a acercarse y a coger corazones. Los primeros han sido una pareja de señores mayores que ha despertado un "ohhhhhhh" a conjunto, cuando el hombre ha cortado un corazón, se lo ha dado a su mujer y justo después le ha plantado un beso. Algunos no entendían muy bien de qué iba la historia, pero en general todos sonreían y se llevaban su corazón.

Lana Connection de momento solo ha actuado en invierno, y en las dos acciones hemos pasado fresquete de lo lindo. Hoy ha habido un momento de estrés en el que los dedos congelados no nos dejaban ni hacer fotos, ni atar los corazones, ¡ni tuitear! Superado este momento, nos hemos ido a tomar un café y a planear futuras acciones. Y a la vuelta, ¡sorpresa! Ya casi no quedaban corazones. La verdad es que no sé me ocurre una mejor manera de celebrar San Valentín que regalando corazones. Bueno, el huevo kinder con entradas para el teatro dentro que me ha regalado mi chico tampoco ha estado mal. ;)

Tengo alguna que otra foto hecha con el móvil y con mejor calidad que esta última, pero hoy ya no doy para más.

pd: Cuando leáis esta entrada ya habrá terminado el sorteo pero yo estaré trabajando y hasta por la tarde-noche no podré hacerlo, ¿vale? ¡Tened un poco de paciencia! :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Enlazar con otras creaciones